Stone Island, la revelación del lujo masculino

Stone Island es una marca italiana de ropa masculina de lujo. Puede que no te suene mucho su nombre, pero el parche de brújula que se abrocha en la manga superior del brazo izquierdo seguro que te resulta familiar.

Desde mediados de la década de 1990, la marca ha sido popular en la subcultura casual del fútbol especialmente en Inglaterra y también en el resto de Europa. La marca aparece en muchas películas basadas en el mundo del fútbol, como Green Street Hooligans y The Football Factory. Además, a lo largo de los últimos años, grandes personalidades del mundo del futbol, en especial entrenadores como Pep Guardiola y Luis Enrique han caído rendidos a la funcionalidad de los abrigos y chaquetas de Stone Island. Además, el rapero canadiense Drake también se ha dejado ver con prendas de la marca y ha ayudado mucho a popularizar la marca en la cultura hip hop.

Todo empezó cuando en 1983 Carlo Rivetti, actual director de la marca, conoció a Massimo Osti, quien un año antes, casi por casualidad, había creado Stone Island. Massimo Osti (1944-2005), que también creó C.P. Company en 1974, estaba al menos diez años por delante de los demás en su ámbito y le gustaba definirse más como productor que como diseñador. Fue cuando llegó a la empresa de Rivetti un tejido especial llamado «Tela Stella» que tenía un color diferente en cada cara y se utilizaba para hacer lonas de camiones, que Massimo empezó a confeccionar la que sería la primera colección de Stone Island. El efecto de la tela era realmente interesante, pero no encajaba mucho en la línea estilística de C. P. Company. Así Pues Massimo decidió hacer algo especial con esa tela y creó una colección de siete chaquetas con una fuerte presencia de referencias al estilo militar y con la ahora emblemática insignia inspirada en los galones y las divisas militares. La rosa de los vientos simboliza el amor por el mar y una exploración constante. 

 Su éxito confirmaba que Stone Island no solo era interesante y vendible, sino también fiel a su credo en la ropa informal. Sus ideas se inspiraban en el mundo militar y del trabajo, y se acompañaban de una continua investigación textil.

En 1983 GFT (Gruppo Finanziario Tessile, empresa de Rivetti, compró Stone Island. A mediados de los 90, Massimo Osti decidió dejar la empresa y Carlo Rivetti tuvo que encargarse de buscar a alguien que diseñara las futuras colecciones de la marca. En 1996, empezó la segunda era de Stone Island, cuando Paul Harvey tomó las riendas como diseñador creando 24 colecciones. Su enfoque del diseño estaba basado en la funcionalidad, lo que le llevó a interpretar la esencia de Stone Island a la perfección, conduciendo la firma magistralmente hacia el nuevo siglo XXI.

Tras doce maravillosos años, Paul sintió la necesidad de abandonar el mundo de la moda para «hacer algo por el planeta». Los tiempos habían cambiado. Había que ser multiculturales y globales para ser contemporáneos. Con esta premisa, Carlo Rivetti formó un equipo de diseño porque en esta nueva era de globalización solo es posible abordar todos los aspectos de un mundo con varias mentes y distintas visiones. Y así creció Stone Island desde 2008 hasta hoy. Un equipo con personas que viajan por el mundo y que lo observen desde distintos puntos de vista: personas con edades y procedencias culturales diferentes. Un deseo de continua experimentación e investigación.

Recientemente, en diciembre de 2020, la casa de moda italiana Moncler adquirió una participación mayoritaria en Stone Island por un valor de 1,150 millones de euros.

Share this post